Luna en Acuario; El vicio de la huída

La Luna es cuerpo. La luna es regocijo en la cerrazón del útero materno. Con la luna en acuario se produce el vicio de la huída de esta caverna húmeda, ya que la experiencia acuariana nos expone a un nivel de apertura sin límites. Para la psique infantil, la expresión de la cualidad energética de acuario será el primer amor; la matriz emocional y el contento vincular. Y de alguna manera, la impresión que quedará albergada en el psiquismo como modalidad defensiva estará relacionada a la fuga y corte permanente frenteAcuario a la posibilidad de quedar arraigado en una relación.

¿Cómo establecer entonces la tan ansiada vincularidad?

Destapando nuestra emocionalidad y exponiéndola a la mirada del otro, aprendiendo a sostener la intensidad emocional que la energía acuariana tenderá a abortar. Esta es la única manera de poner en marcha la salida del complejo lunar.

Sólo la inmersión en el mundo del cuerpo y la confrontación con las emociones sanará las antiguas rispideces de este primer encuentro amoroso.