La Calcinatio Alquímica en el Mapa Natal

En estos momentos el planeta Marte hace su ingreso oficial al singo de Tauro. Pero, ¿cómo podemos comprender de manera profunda este impacto en nuestra naturaleza psíquica? Tanto este ingreso de Marte al primer signo de la trinidad de Tierra del zodiaco como la emergencia de los temas Arianos que se están instalando en este mes hacen referencia a un momento particular de la evolución psíquica que los antiguos alquimistas denominaban CALCINATIO.

La CALCINATIO es un proceso de combustión y está estrechamente conectado al simbolismo del fuego en el mapa natal. Este primer grito de fuego va de la mano del arquetipo marcial y del signo que rige, Aries. Dentro de los procesos alquímicos, este estadio denominado CALCINATIO se corresponde con el planeta MARTE, mientras que otros estadios alquímicos como la SOLUTIO, la COAGULATIO y la SUBLIMATIO se corresponden con otros planetas y signos. Sabemos que Marte es un arquetipo Guerrero, así como también hemos analizado a esta impronta energética desde su vinculación con el nacimiento y el arquetipo del inicio; pero ahora tratemos de abordar el tema desde una perspectiva asociada a los tránsitos y las progresiones de manera tal de comprender qué puede estar trabajando el ingreso de Marte en Tauro en nuestra estructura psíquica.

Volviendo entonces a esta perspectiva de la CALCINATIO y valiéndonos de la metáfora de la antigua alquimia, Marte es uno de los planetas que en nuestra mapa natal experimentan y realizan la combustión de la CALCINATIO alquímica y que por ende nos vincula con uno de los puntos fundantes de este momento alquímico /psíquico: la frustración del deseo de fusión, vinculada con la experiencia arquetípica pisciana que le antecede al momento del nacimiento del YO. En la frustración de este deseo primario de fusión con las aguas de la madre primordial se centra esta primera combustión que todos transitamos en la vida y que suele dejar como reseña y huella una profunda nostalgia. Esta frustración vincular se activa en nuestras vidas cada vez que nos vemos “impedidos” de concretar por ejemplo, un vínculo deseado de pareja. La CALCINATIO en la alquimia se relaciona por ende, con esteuroboros 9 deseo primitivo y arcaico de individuación, nacimiento y purificación y con el “costo” que esta partida del útero materno traduce en términos psicológicos. El fuego como elemento en el zodiaco es un elemento de purificación y para los antiguos alquimistas estaba estrechamente vinculado con el Lobo y el León; animales de poder que cristalizan este pasaje. Recordemos que Marte, en el mito Romano, es el padre de Rómulo y Remo; fundadores de Roma y que ambos fueron amamantados por una Loba. El león por su parte, es una forma primitiva de la expresión del arquetipo del Gobernante, que se trabaja por definición en el estadio Leonino en dónde este primer momento de combustión yoica converge y culmina con un el YO de un individuo.

Jung le dio vital importancia a Marte dentro de los proceso alquímicos porque Jung consideraba a la metáfora alquímica como un mapa de la evolución psicológica. Desde este lugar, el ardor de las pasiones, la ira, la
destructividad; el deseo frustrado de nuestros impulsos extáticos son todos temas que reflejan las cuestiones marciales de la CALCINATIO alquímica y que nos sirven de base para comprender estas temáticas en nuestras cartas natales y sobre todo, en los tránsitos y progresiones del arquetipo Marcial.

La CALCINATIO también está asociada en la alquimia al purgatorio, ya que hace alusión a un momento arquetípico en donde nos sumergimos en un proceso de purificación: Quemamos y combustionamos todos los temas vinculados con el pecado y la expiación psiciana, la escisión fundamental entre cuerpo y espíritu que se trabaja en el pasaje de la casa XII y el retorno a inicio ariano desde esta perspectiva de purificación. “Purgamos” nuestros deseos, nuestros impulsos para comenzar a incorporarnos en el colectivo social y pagamos el precio pulsional de incorporarnos a la civilización.

El primer signo de Tierra del zodiaco, Tauro expresa un momento de lentificación de esta combustión, en dónde se hace necesario retornar al Jardín del Edén con el proceso de combustión finalizado, o al menos aquietado. La tierra como elemento siempre nos exige una profunda conexión con el mundo de los instintos corporales y con la temática del tiempo y la concreción. Todo proceso de combustión tiene un momento para arraigar y estabilizarse, para darle una forma concreta a los temas que se hayan purificado y cristalizado y este pasaje de Marte por Tauro en tránsito, analizado desde el punto de vista del proceso de la CALCINATIO alquímica podría darnos mucha información acerca de los temas que han estado combustionándose en nuestra psique profunda y que ahora, afloran a la superficie taurina para poder tomar una forma concreta y “edénica”. Después de todo, el disfrute taurino nos invita a conectar con el mundo de los placeres mundanos y del goce con el cuerpo.

Comprender y aprender de las metáforas de la antigua práctica alquímica nos suman en este proceso de decodificación que es el universo de la astrología simbólica y nos dan la posibilidad de aprehender cada vez más profundamente nuestros procesos y estadios psicológicos.

¿Qué combustiona dentro de mí que precisa aquietarse? ¿Cuáles son los procesos de purificación interna que necesitan devenir en arraigo y concreción?

La CALCINATIO Marcial está en este momento estabilizando las pasiones para que podamos dar cuenta de los frutos de nuestra combustión interna. El Lobo se ha convertido en Toro y anida pacíficamente en la pradera, alimentándose y aguardando el momento en el que la luna advenga llena, para reiniciar nuevamente su glorioso proceso de combustión y de purificación.